Oficializaron suba de impuestos a naftas y gasoil: impacto ser谩 de 1,6% en surtidores

El ministro de Energía, Juan José Aranguren, volverá a reunirse este viernes con las petroleras para definir el mecanismo de "compensación" que aplicará el Estado si las compañías no pueden trasladar el total del aumento a los surtidores.

Oficializaron suba de impuestos a naftas y gasoil: impacto ser谩 de 1,6% en surtidores

 

En medio de la negociación entre el Gobierno nacional y las petroleras para extender el congelamiento de precios de las naftas y el gasoil, la AFIP oficializó la suba de 6,5% del impuesto a los combustibles líquidos y al dióxido de carbono.

La medida, anticipada por ámbito.com, entró en vigencia este viernes primero de junio con la publicación dela Resolución General 4257, que establece una actualización trimestral del monto fijo en pesos según la inflación acumulada en los primeros tres meses del año. 

"A los fines de establecer el monto de los impuestos previstos en el primer párrafo del Artículo 4º, en el inciso d) del Artículo 7° y en el primer párrafo del Artículo 11, todos del Título III de la Ley N° 23.966 de Impuestos sobre los Combustibles Líquidos y al Dióxido de Carbono, texto ordenado en 1998 y sus modificaciones, esta Administración Federal dará a conocer los importes actualizados considerando la variación del Índice de Precios al Consumidor (IPC) que publique en su página oficial el Instituto Nacional de Estadística y Censos", sostuvo la Resolución firmada por Leandro Cuccioli.

La norma es explícita en que se debe tomar los índices de enero, febrero y marzo, que marcaron 1,8%, 2,4% y 2,3%, respectivamente, y acumularon 6,5%. 
El próximo ajuste trimestral regirá desde el primero de septiembre, con los IPC de abril, mayo y junio.

Por ese motivo, desde hoy por cada litro de nafta que se vende en una estación de servicio en el país el Estado nacional retendrá $ 7,177, mientras que para el gasoil la retención para el fisco será de $ 4,426. Antes, se pagaba $ 6,726 y $ 4,148, respectivamente.

Asimismo, la AFIP tributará un $ 0,440 adicional por litro de nafta para combatir la contaminación que provoca el humo de los caños de escape y de $ 0,505 en el caso del gasoil. Los valores anteriores eran de $ 0,412 y $ 0,473. 

El renovado impuesto se aplicará sobre el 88% del valor de las naftas en las estaciones, ya que el 12% restante corresponde a bioetanol, que está exento. En el caso del gasoil se paga sobre el 90% del precio, porque el 10% se mezcla con biodiesel, también libre de impuestos.

En definitiva, el impacto en los surtidores será de 41 centavos en las naftas y de 27 centavos en el gasoil. Teniendo en cuenta que el litro de súper en las estaciones YPF de la ciudad de Buenos Aires se paga $ 25,24 y el gasoil común $ 22,06, las petroleras podrán aplicar un ajuste de hasta 1,62% para la primera y de 1,22% para el segundo.

Sin embargo, la decisión de trasladar el impuesto quedará en manos de las compañías. El Punto 3 del convenio confidencial que divulgó este medio lo permite. Ante la inminente entrada en vigencia de esta actualización, la devaluación de mayo y la disparada del barril Brent, el ministro de Energía, Juan José Aranguren, convocó de urgencia a las principales petroleras y productoras de crudo local a renegociar el acuerdo por el congelamiento de precios vigente desde el primero de mayo y hasta el 5 de julio. En el Gobierno temen que una nueva escalada inflacionaria en el segundo semestre del año frustre la meta de alza de precios anual.

Fuentes del mercado no descartan que Aranguren ofrezca a las compañías extender la vigencia del acuerdo, incluir a otros actores del sector, incorporar adendas o directamente redactar un nuevo documento ampliado. Testigos de la reunión del jueves aseguran que el ministro no pidió frenar el inminente aumento en los surtidores tras la decisión de AFIP, pero que la mayoría estaría de acuerdo en postergarlo. 

Este viernes continuará la negociación entre el Gobierno y las petroleras para definir el mecanismo de "compensación" por no trasladar a las bocas de expendio el total del porcentaje de aumento atrasado desde fines de abril. El acuerdo ya establece un piso 12%, pero las compañías hablan de 30%.

En medio de la negociación, Aranguren recibió la renuncia indeclinable del subsecretario de Coordinación Administrativa del Ministerio y una noticia que provocarán nuevos dolores de cabeza: sindicalistas camioneros y petroleros paralizaron las operaciones y bloquean yacimientos neuquinos para rechazar el despido de 300 trabajadores de YPF. 


Share |