Se desaceler贸 la venta de camiones

Menos actividad La caída en otros sectores y las restricciones al comercio exterior complican al rubro combo También se suman los altos costos. Esto les ha hecho perder rutas a empresas nacionales que Chile copó.


Se desaceler贸 la venta de camiones
  • Por Anabel González nye@diariouno.net.ar


Aunque este invierno el paso a Chile estuvo más tiempo abierto que años anteriores, el transporte de cargas en la provincia ha vivido otras dificultades –como el aumento de los costos, disminución en la actividad, trabas para moverse en el exterior con moneda extranjera y mayor competencia de empresas chilenas– que llevan a un balance negativo en lo que va de 2012.

Cierto deterioro en la rentabilidad de las empresas, o en su ánimo de reinvertir, puede observarse en la caída que ha registrado la venta de camiones cero kilómetro.

El sector tiene beneficios financieros vigentes, que son los créditos blandos del Banco Nación para compra de camiones, acoplados, remolques y semirremolques por hasta $8500 millones para este año, según anunció la presidenta Cristina Fernández en abril. Sin embargo, de acuerdo con estadísticas de la Asociación de Concesionarios de Automotores de la República Argentina (Acara) desde enero hasta julio las ventas de camiones en Mendoza cayeron 6,5% en comparación con los primeros siete meses de 2011. Es una disminución menor que a nivel nacional, donde cayeron 11% las ventas en el mismo período.

Con más de 300 empresas congregadas en la Asociación de Propietarios de Camiones de Mendoza (Aprocam), Mendoza es la quinta provincia argentina donde más se comercializan vehículos pesados, después de Buenos Aires, Capital Federal, Córdoba y Santa Fe. Pero en lo que va del año los concesionarios locales han vendido 823 rodados pesados, contra 880 que comercializaron en igual período de 2011. Y entre los camiones cero kilómetro que más salen al mercado, ganan el ránking los más pequeños, que sirven para distribuciones en tramos cortos y para prestación de servicios municipales.

A mediados de mayo el presidente de Mercedes Benz Argentina, Roland Zey, decía en su visita a Mendoza que no veía una desaceleración abrupta “en el largo plazo ni en el corto plazo”, aunque aclaraba que el final del año pasado había sido fuerte en ventas y que “es probable que no alcancemos (en 2012) los números del 2011”. Mientras que el gerente de la división Camiones y Buses de Volkswagen Argentina, Sergio Pugliese, expresó la semana pasada ante la prensa local que prevén una caída del 10% en el mercado este año.


Menos actividad, más competencia
Consultado por Negocios & economía, el representante de las empresas transportistas de carga en la provincia Carlos Messina señaló que “la actividad en general ha tenido una desaceleración este año” estrechamente ligada al enfriamiento general de la economía.

Los sectores importadores trabajaron menos este año y también se vieron afectadas las exportaciones a Brasil. Los meses más difíciles fueron mayo y junio por las restricciones del gobierno de Dilma Rouseff al ingreso de productos mendocinos. “Después, en julio, se empezó a nomalizar un poco ese tráfico”, aclara el titular de Aprocam.

Messina no arriesgó cifras de caída, “porque eso depende de los tramos de transporte y productos a los que se dedique cada empresa”. Del mismo modo que las tarifas, el nivel de actividad está ligado a la especialidad de cada empresa: si es la logística, los equipos de frío, cargas generales, graneles.

En Mendoza la mayoría de las firmas están abocadas al traslado de productos e insumos agrícolas y agroindustriales. Pero también la provincia es un centro de acopio de cargas enviadas a Chile desde otras partes del país y desde Brasil. En este sentido Messina advirtió que “ha crecido la participación de empresas extranjeras en las carga argentina, con firmas chilenas y brasileras que nos están quitando porciones del mercado”.

“Al menos en Cuyo hay mayor presencia de empresas chilenas que se llevan las cargas y eso también ha tocado sobre la actividad”, completó el titular de Aprocam. Las firmas trasandinas no instalan oficinas en Mendoza, sólo cuentan con representantes legales que las habilitan para operar en el país.

Este crecimiento en la competencia extranjera tendría su origen en el creciente impacto inflacionario que sufren los empresarios locales.

En los primeros siete meses del año los costos del sector acumularon un aumento general del 21,4% (ver infografía), según cálculos de la Universidad Tecnológica Nacional (UTN) Facultad Regional Mendoza. Esto incluye subas en sueldos de personal, combustible, lubricantes, neumáticos, reparación y mantenimiento del material rodante, depreciación de los equipos, seguros de los camiones, patentes y revisión técnica vehicular, entre otros.

“Los sueldos y el combustible son entre 60% y 70% del costo en el sector, dependiendo de los distintos tipos de transporte. En la logística o distribución de tramos cortos, por ejemplo, la mano de obra es más intensiva y tiene mayor peso en los costos”, explicó Messina.

Julio fue un mes de altos incrementos, con una suba de 14,4% en el precio de lubricantes y del 12,5% en sueldos del personal de conducción. Este ítem se dio en cumplimiento del último acuerdo salarial que se divide en tres tramos: julio, noviembre y marzo-abril de 2013, cuando completarán un reconocimiento de 25,5%.

Y el rubro combustible presentó aumentos del 26% en los primeros siete meses del año, según el informe de la UTN Regional Mendoza. Pese a todo, los empresarios notaron una normalización en el abastecimiento de gasoil en los últimos meses.

Problemas del Paso
El paso Cristo Redentor, que desde el 1 de setiembre permanece abierto las 24 horas finalizando restricciones nocturnas de la temporada, estuvo cerrado durante 15 días este invierno. En términos estadísticos resulta una cifra baja, porque otros años con mayores nevadas el paso a Chile estuvo cerrado durante 20 y hasta 30 días en invierno.

Sin embargo, en Aprocam aseguran que el número de días pudo haber llegado a 8 si las autoridades trasandinas hubieran colaborado. Messina señaló que “la limpieza del camino es eficiente en el lado argentino y Vialidad Nacional ha invertido mucho en el paso, el único problema que tenemos que resolver son los cortes indiscriminados que tiene Chile, el dueño del portón”. Como sale a la luz en temporadas altas de turismo, “Libertadores tiene que actualizarse al tránsito de cargas, porque no tiene capacidad instalada”, completó el empresario local.

Otros problemas que enfrentó este año la actividad, fue una ola de asaltos de piratas del asfalto (denunciada en su momento ante el gobierno provincial que prometió soluciones) y las restricciones a la compra de moneda extranjera, que en un primer momento generó gran incertidumbre pero que luego fue solucionada (ver aparte).

De este modo, el sector que mueve el 90% de las cargas nacionales no pasa una etapa económica óptima. Influido de cerca por la desaceleración de otras actividades económicas y por situaciones cambiantes en importaciones y exportaciones, avizora un año sin recuperaciones y con caídas.

El cepo les complicó los viajes
El cepo cambiario impuesto por el gobierno nacional tomó de improviso a las empresas transportistas que realizan traslados de carga hacia el exterior y que necesitan afrontar gastos de peaje, combustible, trámites y viáticos en moneda extranjera.

En un primer momento, a mediados de mayo, los propietarios de camiones que viajan a Chile se vieron en la necesidad de liquidar sus ahorros en dólares o bien adquirir pesos chilenos en el mercado negro para continuar operando en el país vecino.

Sin embargo, por gestiones de Fadeeac (Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas) el Banco Central emitió una resolución por la cual las empresas pueden obtener, al tipo de cambio oficial, 0,60 centavos de dólar (o moneda extranjera equivalente) por kilómetro recorrido fuera de la frontera argentina.

El procedimiento para cambiar el dinero no es un trámite simple: exige la presentación de declaraciones juradas y está sujeto a una rendición de gastos a mes vencido. Siempre se trabaja con moneda del país a transitar: para transporte a Chile, los propietarios de camiones reciben pesos chilenos y para viajar a Brasil, reales.

Los empresarios mendocinos aclaran que esto no permite atender el 100porciento de las necesidades, menos aún cuando se dispara el viático de los choferes ante imprevistos como demoras debido a cuestiones administrativas o el cierre del paso Cristo Redentor.

En Aprocam tienen la esperanza de que el Gobierno nacional revise el monto que permite por kilómetro recorrido, en la medida en que compruebe el funcionamiento de este sistema. Pero mientras tanto es un obstáculo más que deben sortear ante las restricciones impuestas para frenar la salida de dólares.

 


.
|