La Copa América complicará las exportaciones de vino

Un informe publicado por el sitio Area del Vino www.areadelvino.com señala que las restricciones al transporte de carga por el paso internacional Cristo Redentor para priorizar el turismo generará problemas graves a la logística. Julio es el segundo mes en importancia en exportaciones de vino.

La Copa América complicará las exportaciones de vino

Desde que el gobierno anunció la restricción del paso por el túnel Cristo Redentor que comunica a Mendoza y Chile debido a la Copa América, la voz de alarma sonó en empresas de transporte y de logística. La coincidencia con la temporada invernal agrava la situación. Sumándose a los cortes que se efectúen por temporales en alta montaña, los transportes de carga tendrán restricciones para su circulación en frontera cuando juegue el seleccionado chileno, debido a la gran afluencia de turistas.

Esta medida, tomada el 21 de junio por las cancillerías de Chile y Argentina en un acuerdo firmado por ambas, afecta directamente a la médula de la industria vitivinícola, ya que durante el mes de julio, a las contingencias climáticas de la estación habrá que sumar las decisiones discrecionales sobre el paso del transporte de carga.

Según datos del Instituto Nacional de Vitivinicultura, en 2010, julio fue el segundo mes en importancia en las exportaciones totales de vino en volumen, superado por agosto. En 2009 fue el tercero, luego de setiembre y octubre. Por lo tanto, los volúmenes que no se coloquen a tiempo en los buques en los puertos de San Antonio y Valparaíso, serán muy difíciles de ubicar por el puerto de Buenos Aires, principalmente por un tema de espacio.

Ezequiel Castro, responsable del área de Transporte de Centauro, empresa dedicada exclusivamente al transporte de vino, reconoció que las medidas afectan mucho a su empresa. "La restricción por la Copa América se suma a los problemas comunes de horario de invierno acotado del túnel (9 a 21 horas) y cortes del paso por nieve. Si bien se ha agilizado el paso en las últimas temporadas, siempre se generan demoras al no estar disponible las 24 horas el paso internacional".

Por su parte, Laura Montilla, Country Manager de JF HIllebrand afirmó que "en esta época del año, el horario de operación del túnel internacional se encuentra reducido al 50%. Esta restricción es habitual y lógica, pero si le sumamos menores posibilidades de circulación a raíz de un evento deportivo, es altamente probable que la cadena logística colapse. Además, estamos en invierno y puede nevar, un factor impredecible e inmanejable".

Si bien se espera una gran concurrencia de turistas chilenos durante todo el mes de julio, está claro que los días de mayor conflicto serán los previos y posteriores a los partidos del seleccionado de fútbol trasandino.

Chile jugará su primer partido contra México el lunes 4 de julio a las 21:45 en San Juan. Su segundo encuentro será el 8 de julio a las 19:45 frente a Uruguay en Mendoza. El último compromiso por la primera fase de grupos, también tendrá a Chile jugando en tierras mendocinas, esta vez contra Perú, el 12 de julio a las 19:15.

Lo que ocurra después, dependerá del lugar que Chile ocupe en el grupo al completarse la tercera jornada. Si queda  primero, volverá a la provincia de San Juan el 17 de julio para jugar los cuartos de final.

El último día a tener en cuenta, es el 20 de julio, cuando se juegue en el estado Malvinas Argentinas de Mendoza una de las semifinales de la Copa. Si el seleccionado chileno ganara su compromiso previo por cuartos de final, podría presentarse.

Costos extras

La mayor preocupación para las bodegas, empresas de logística y dueños de camiones, es el dinero que se perderá en consecuencia a las demoras.

"Si un cargamento de vino queda mucho tiempo detenido, el costo sube. Hay semanas que pagamos hasta 15% más y la tarifa varía según las condiciones del viaje. Si un camión sale a la mañana y logra hacer aduana en esa misma jornada, pasa y al día siguiente está de vuelta. Si por el contrario hay mucha cola, tarda dos días", indicó Castro.

La decisión de ambos gobiernos ha sido resistida (ver aparte) y hasta ahora, la única propuesta para atenuar las implicancias del impacto económico que tendrán estas medidas la planteó APROCAM. Esta semana, en Casa de Gobierno hubo una reunión con los responsables del ministerio de Infraestructura del gobierno de Mendoza. Allí, los directivos de la cámara de transporte pidieron al gobierno que el túnel Cristo Redentor permanezca abierto por más horas en tanto dure la Copa América (de 5 a 0 hs). También se solicitó que se controle a los colectivos en la aduana de Uspallata y a los particulares en la aduana de Horcones. Por último, que se establezca un horario para paso de colectivos y otro para camiones. El gobierno de Mendoza se ofreció a enviar notas con esta propuesta a las cancillerías de los dos países, pero aclaró que no son decisiones que pueda tomar la provincia.

La Country Manager de JF Hillebrand, sostuvo: "la consecuencia directa de una interrupción en el paso a Chile (sea por clima u otra restricción) es la pérdida de un buque, lo que no implica que automáticamente la carga se embarcará la semana siguiente. Chile registra alta actividad exportadora y conseguir espacio en una nave requiere previsión".

Para las bodegas, éste es el mayor de los problemas. "El costo transportuario de un buque a otro es de un 10% extra aproximadamente, teniendo en cuenta que l carga deberá ser almacenada en San Antonio o Valparaíso hasta la próxima salida disponible. Esto depende de cada cliente y carga", explicó el representante de Centauro.

"Ni hablar de las consecuencias comerciales. A fin de cuentas, una botella de vino argentino que llega tarde a destino, no estará disponible en la góndola en el momento previsto", agregó Laura Montilla.

¿Qué hacer frente al caos?

Como han explicado los representantes de las empresas de logística, la exportación de vino sufre meses caóticos durante la temporada invernal. Si a esto sumamos los retrasos que inevitablemente se darán durante la Copa América, resulta indispensable idear una nueva estrategia de trabajo.

"En nuestro caso, hemos realizado una tarea de 'educación' de los importadores de vino durante ya más de diez años y hoy podemos decir que ninguno de nuestros clientes extranjeros desconoce las implicancias de mover mercadería por puertos chilenos en invierno. Cada año se los recordamos al inicio de la temporada, ofrecemos opciones alternativas y los mantenemos informados en forma permanente sobre la situación de la cordillera. En casos críticos de quiebre de stock o necesidad de abastecimiento regular y sin interrupciones, directamente movemos las cargas por el puerto de Buenos Aires entre junio y septiembre", reveló la Country Manager de Hillebrand.

La estrategia de Centauro consiste en hablar con las bodegas y coordinar los transportes para evitar la falta de camiones. "Son 3 meses en lo que hay complicaciones. En algunos años, como 2010, no hubo mayores demoras, pero en otros, hay muchos días de corte. Podemos concluir el invierno con una o dos semanas de atraso. Cuando se generen dificultades por los partidos de la Copa América, estaremos informando con anticipación a las bodegas para evitar mayores costos por mercaderías paradas", aseguró Ezequiel Castro.

Ma. Soledad González y Mariano Zalazar
periodistas@areadelvino.com

http://areadelvino.com/articulo.php?num=22441


.
|